Buscar

lunes, 8 de agosto de 2016

Los Pozos de Noja

Bienvenidos a mi blog! Hoy os explicaré cómo llegar hasta los Pozos de Noja, situados en el municipio de Miera, además de su historia.

Debemos conducir hasta La Cárcoba, (capital del municipio), y tirar para arriba. 250 metros después, entramos en otro pueblo: La Maza. Nosotros seguiremos hacia arriba. Algo más adelante, nos topamos con un cruce en el que hay un humilladero y unos carteles. Seguiremos por la carretera de la derecha, ya que la de la izquierda nos llevaría a Solana, un pueblo de 20 habitantes.

Una vez que hemos recorrido algo más de un kilómetro, a un lado de la carretera hay una cabaña pasiega y un reducido aparcamiento. Se trata del acceso a la cueva del Salitre, una cueva rupestre con pinturas que incluso se puede visitar. Os podéis informar haciendo clic en el enlace anterior.

Seguimos unos cinco minutos hasta el lugar en el que debemos dejar el coche. Se trata del punto en el que se acaba la carretera asfaltada. Ahí hay tres caminos. Nos pondremos a caminar por el de la derecha, junto al que hay un par de cabañas. La distancia que hay entre el pueblo de La Cárcoba hasta éste lugar es de unos cinco kilómetros y medio. A esto hay que añadirle la distancia que hay hasta aquí desde tu localidad. Por ejemplo: Santander está a 38 kilómetros de La Cárcoba, pues 38 + 5,5 = 43,5 kilómetros es la distancia que existe entre Santander y el punto de inicio de la ruta de los Pozos de Noja.

Con todo esto explicado, creo que ya es hora de empezar la ruta.

Inicio de la senda, con una caseta para guardias forestales.
El paisaje es impresionante. Las montañas que se ven a la derecha de la senda se llaman Las Eguinzas y alcanzan los 1.000 metros.

Otro tramo de la ruta, con un arroyo a la derecha del camino.
Una vez que hemos recorrido una parte del camino, aparece un pequeño arroyo de agua muy sucia que nos acompañará hasta que subamos una cuesta.

El final de la cuesta.
Cuando subamos la cuesta, nos encontramos con un prado a la derecha que tiene una vieja construcción. Pasando ese prado, hay un montículo y un cruce. Se debe tomar el camino de la izquierda, ya que el de la derecha es otra ruta. En la foto superior se ve, al fondo y a la izquierda un pequeño árbol. Pues bien, detrás de ese árbol están los pozos.

Por fin vemos el pozo más grande.
El pozo grande.
Giramos una vez pasado el árbol y ya vemos la laguna más grande. La pequeña queda un poco más abajo. Unos caballos se estaban dando un chapuzón como se puede ver a la izquierda de la segunda foto superior.

Junto a ese pozo hay una mirador desde el que se ven unas espectaculares vistas siempre que el día está despejado: Peña Cabarga, Solares, Somo, Santander, el Cabo de Ajo, Santoña... ¡e incluso Cucabrera!

Parte de lo que se ve desde el mirador.
En la foto anterior (clic para ampliar) he indicado lo que podemos ver desde el mirador por la zona de Santander. Serían necesarias dos o tres panorámicas para mostrar todo el paisaje visible desde ese punto.
 
 El pozo pequeño.
El pozo más pequeño se ve desde el mirador. Está 500 metros más abajo. Yo creo que no merece la pena bajar. Este último ya queda dentro del término municipal de Liérganes. Unas vacas, al igual que unos caballos en el grande, se estaban bañando. Éste pozo es ocho veces más pequeño que el de arriba. Junto a él aun quedan los restos de una casa de bombas.
 
La distancia que separa el lugar donde debes dejar el coche y el primer pozo es de 1,5 kilómetros. Muy cerca de los lagos hay una cueva, la del Arbajal, pero no tiene pinturas ni nada de importancia.
 
Una vez acabadas las fotos y la explicación de la senda, voy a explicar la historia de los pozos y por qué se construyeron, ya que no son naturales.
 
Su función era la de aportar agua para la producción de energía hidráulica para Liérganes y alrededores. Se aprovecharon hondonadas para construir las presas a principios del siglo XX. La del pozo inferior aun es visible desde la parte norte. El agua bajaba por canales situados en las laderas del Picón del Marmojo y de Peña Pelada. Estos canales aun existen. Los pozos se llenaban con el agua del deshielo o de la lluvia. Debemos tener en cuenta que están a más de 700 metros de altitud, por lo que en invierno toda esa zona (que da nombre a los pozos) está nevada.
 
La empresa que los construyó era la Electra Pasiega, que fue absorbida en 1945 por la Electra de Viesgo. Las turbinas para la producción de electricidad estaban situadas, la primera, al pie del monte en el que se ubican los embalses, y la segunda, que recibía agua de la primera, junto a la carretera que une Liérganes y San Roque, en un lugar llamado "La Fábrica de la Luz". Las instalaciones aun se conservan en un estado aceptable.
 
Los pozos y las turbinas, el primer proyecto de Electra Pasiega, se pusieron en funcionamiento sobre 1905 y estuvieron produciendo electricidad hasta mediados de siglo, cuando Electra de Viesgo adquirió la pequeña empresa pasiega como ya se ha dicho antes. En ese momento, se introdujo en la zona de Liérganes el alumbrado moderno.
 
Y aquí finaliza el post sobre los Pozos de Noja. En mi opinión se debe ir ahí al menos una vez en la vida. Existen más rutas para llegar hasta el lugar, pero la que he explicado es la más sencilla.
 
Entrada anterior: La Cueva de Cucabrera 

2 comentarios:

  1. Me encantan tus explicaciones, pero deberías hacer más entradas, que están genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Se hace lo que se puede. Reunir toda la información que aparece te lleva bastante tiempo.

      Eliminar