Buscar

lunes, 4 de julio de 2016

La Colegiata de Castañeda

En nuestra primera entrada hablaremos sobre la Colegiata de Santa Cruz de Castañeda, situada en la localidad de Socobio, en el municipio de Castañeda.



Vista frontal del templo.
La iglesia de la Colegiata es la de un antiguo monasterio del siglo X sobre el que se levantó el cuerpo actual, aunque ha sufrido muchas reformas y añadidos. Su estilo predominante es el románico, aunque se mezcla con otros estilos como el gótico. Se comenzó a construir en la segunda mitad del siglo XII, pero no se terminó hasta los primeros años del XIII. Es Bien de Interés Cultural desde 1930, siendo uno de los primeros edificios en Cantabria en obtener este reconocimiento. Se puede visitar del 15 de julio al 15 de septiembre a excepción de los lunes en un horario de 10:00 a 13:30h y de 16:00 a 19:30h. Las visitas son guiadas y es necesario reservar.

La plaza que hay en frente de la Colegiata con el
Centro de Interpretación del Románico.
Delante de la fachada principal de la Colegiata hay una plaza y luego un aparcamiento. En esa misma plaza hay una pequeña edificación, (las antiguas escuelas), que actualmente es una oficina de información turística y que también alberga el Centro de Interpretación del Románico.

Otra imagen de la Colegiata de Castañeda.
El edificio, que antaño era de planta de cruz latina, tiene la entrada principal por la fachada oeste a través de una puerta con arco de medio punto y ocho arquivoltas. Encima de la puerta hay un guardapolvos. La torre, de planta cuadrada se alza entre el muro sur de la nave y el crucero. En la parte alta de la misma se abre un ventanal geminado en cada lado. El templo contaba originalmente con tres ábsides de los que se conservan dos, ya que uno tuvo que ser suprimido para que se pudieran hacer capillas de nobles. También es destacable el cimborrio, que tiene ventanas de todos los estilos, incluidas mozárabes.

La nave de la iglesia.
En el interior, la única nave con la que cuenta la iglesia tiene cubierta de bóveda de cañón sostenida por arcos fajones, probablemente colocados en el siglo XVII. Esta nave está inclinada, lo cual se puede apreciar en la foto anterior si nos fijamos bien. El crucero posee cuatro arcos torales de medio punto. La linterna queda cubierta por una cúpula semiesférica sostenida en cuatro trompas con arquivoltas. El presbiterio y el ábside tienen en la parte inferior arcadas ciegas de medio punto con dos arquivoltas de baquetón y guardapolvos de hojas. En el muro norte de la nave se adosaron otras dos naves en forma de T. Esta ampliación parece haberse realizado a finales del siglo XII o primera mitad del siglo XIII, (cuando se inauguró el templo), ya en la fase protogótica.

Una de las naves añadidas.
Su entrada se abre en el muro oeste, junto a la principal, y se compone de dos arcos apuntados con arquivoltas que no poseen más adornos a diferencia de otras iglesias románicas. La colegiata alberga un gran número de capiteles, canecillos y modillones con diferentes motivos y decoraciones. 

La puerta principal de la Colegiata.

 Un sepulcro y la pila bautismal.
En la nave añadida se conserva un interesante conjunto de sepulcros entre los que destaca el del abad Munio González, fechado en 1331. El retablo más destacado es el retablo mayor, de estilo romanista y que data del siglo XVI.

Este es de los pocos templos religiosos de Cantabria que conserva una placa en homenaje a los caídos por Dios y por España, ya que al ser franquista se ha retirado de la inmensa mayoría de iglesias de Cantabria y España.

Otra puerta del conjunto. Sobre la misma se ve
la placa con alusiones franquistas.
Justo detrás del edificio está el cementerio de Socobio. Finalmente, la Colegiata tiene varias figuras de santos y vírgenes de los siglos XIV y XV.


Y aquí acaba la entrada sobre la Colegiata de Castañeda. Espero que os haya gustado.


Entrada siguiente: La Cueva de Cucabrera
Entrada anterior: ¡Hola!

No hay comentarios:

Publicar un comentario